Síntomas de la Gingivitis

- Encías sensibles enrojecidas e inflamadas. - El sangrado de los dientes durante el cepillado es un hecho muy sintomático. - Mal aliento y sabor de boca. - Dientes débiles o muy separados - Pus en la línea de las encías o entre los dientes. - Ajuste incorrecto de las piezas protésico dentales. Ante la presencia de estos síntomas debes consultar de inmediato a tu dentista. Una detección precoz del problema permite solucionarlo de forma sencilla y rápida evitando daños irreparables a nuestra dentadura. USO CORRECTO DEL HILO DENTAL El uso diario del hilo dental remueve la placa y las partículas de alimentos de entre los dientes y bajo la línea gingival. Enrolle un pedazo de 50 centímetros alrededor de los dedos del medio y aguante una sección de 2.5 cm. en tensión. Introduzca con cuidado el hilo dental entre los dientes. Limpie para arriba y para abajo varias veces curvándolo alrededor de los dientes en la línea gingival. Siempre pase el hilo detrás de la última muela. Vaya soltando hilo limpio a medida que avance. Pase el hilo dental alrededor de los dientes de apoyo de los puentes y debajo de los dientes artificiales usando un enhebrador de hilo dental. Las encías pueden estar doloridas o le pueden sangrar durante los primeros días que use el hilo dental. Si el sangrado continúa después de la primera semana de uso del hilo dental, llame a su profesional dental. Si tiene dificultad en manejar el hilo dental, pregúntele al dentista acerca de un porta hilo, u otras clases de ayudas para la limpieza interdental. La limpieza interdental aporta indudables beneficios para tu boca. No importa la edad que se tenga, cuanto antes e empiece mejor, pero nunca es tarde para empezar a prestarle atención a esas zonas de nuestra dentadura que quedan ocultas del cepillado normal de los dientes. A los pocos días de realizarlo notarás una mayor sensación de limpieza y conservará tu aliento más fresco. No debemos olvidar que estos espacio "ocultos" representa un 40% de nuestra dentadura.

Share this post