Preguntas relacionadas con Ortodoncia

La estética dental cobra cada día más importancia en nuestra sociedad. Además, unos dientes torcidos ocasionan mayores problemas en cuanto al desgaste de las piezas dentales y a la larga problemas de mandíbula. También incrementa la cantidad de huecos inaccesibles a la hora de la limpieza provocando de esta forma una mayor propensión a las caries y la periodontitis. El éxito de una ortodoncia depende especialmente de una adecuada higiene bucal. Es importante realizar una revisión alrededor de los cuatro años de edad, para poder responder rápidamente ante casos de malformaciones, pudiendo el dentista someter al paciente a tratamientos ortodóncicos preventivos. La duración de estos tratamientos oscila entre los 18 y los 30 meses pudiendo ser mucho mayor en el caso de los adultos ya que tienen los huesos formados. La ortodoncia no provoca por sí sola ninguna clase de patología periodontal, pero sí que puede desembocar en ella si durante el tratamiento no se cuida exquisitamente la higiene. Es importante controlar el nivel de limpieza oral del paciente para evitar estos problemas. Los aparatos ortodóncicos retienen los restos de alimentos fácilmente por lo que hay que ser estricto en el correcto cepillado diario y el control de la placa bacteriana. Es conveniente cepillarse los dientes tres veces al día, después de cada comida, y utilizar un enjuague diario de flúor. Asimismo, se requiere la limpieza interdental con hilo dental, que ayuda a eliminar la placa que se acumula en aquellas zonas a las que no alcanza el cepillo. Para facilitar esta limpieza bucal, existen cepillos de dientes específicos para la ortodoncia. Estos suelen tener las cerdas recortadas en forma de “v”, con el fin de limpiar correctamente tanto por encima como por debajo de los brackets. Por otra parte, se ha comprobado que los cepillos eléctricos pueden eliminar más placa que los manuales, e incluso, en el mercado se pueden encontrar cabezas para estos cepillos específicamente diseñadas para usar con aparatos ortodóncicos. Tan importante como la higiene oral es la limpieza del aparato que debe hacerse con sumo cuidado para no romper ningún bracket. En cada cepillado, se deben sacar todas las partes extraíbles y quitar las cintas elásticas. Posteriormente, se deberá limpiar la zona de alrededor del aparato, cepillando desde la parte superior hasta la inferior. El cuidado de los aparatos removibles es muy similar. Se lavará diariamente con agua y jabón, nunca se debe hervir ni usar productos tóxicos para su limpieza y se evitará guardarlo en el bolsillo para que no se rompa y coja pelusillas.

Share this post