La Salud Dental en Mujeres Embarazadas

CONSEJOS Los cambios hormonales que se producen en la mujer durante el período de embarazo incrementa el riesgo de desarrollar una enfermedad gingival con los riesgos de infección que ello conlleva. La mejor manera de evitar estos problemas para la mujer embarazada es mantener una adecuada limpieza oral, una dieta sana y equilibrada y una visita periódica a FUTURO DENTAL. Todo ello ayudará a evitar problemas dentales y contribuirá al desarrollo saludable de tu bebé. CÓMO AFECTAN LOS CAMBIOS HORMONALES Durante el embarazo se produce un aumento de las hormonas llamadas prolactina y estrógenos las cuales condicionan cambios en las estructuras de todo el organismo y, entre ellas, especialmente en los tejidos de la boca. Estos tejidos aumentan la irrigación sanguínea y sufren una mayor capacidad inflamatoria ante los irritantes locales externos. Aumenta así la posibilidad de sufrir ciertas alteraciones como la gingivitis. La placa bacteriana actuaría con más agresividad en unas encías cuyo estado está influido por las hormonas, la alimentación deficiente, el cambio de hábitos alimentarios o de pautas de higiene dental. Durante el embarazo esta alteración es tan frecuente y específica, que recibe el nombre de gingivitis del embarazo. Esta es más evidente a partir del tercer mes de embarazo. Si la mujer padecía previamente gingivitis o enfermedad periodontal, ésta empeora durante el embarazo. Puede que no existiera previamente y se desencadene durante esta etapa. Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar hacia enfermedad periodontal con lesión de los tejidos de unión del hueso al diente, pérdida parcial de hueso y riesgo de pérdida de los dientes. En un pequeño porcentaje se observa un aumento localizado de la encía que recibe el nombre de granuloma, épulis o tumor del embarazo. SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD GINGIVAL Encías sensibles enrojecidas e inflamadas. - El sangrado de la encía durante el cepillado es un hecho muy sintomático. - Mal aliento y mal sabor de boca. - Dientes débiles o muy separados - Pus en la línea de las encías o entre los dientes. - Ajuste incorrecto de las piezas protésico- dentales. OTRO PROBLEMA DURANTE EL EMBARAZO: LA CARIES La caries también es más frecuente durante el embarazo. En esta etapa la mujer experimenta en la boca un cambio en la flora bacteriana. Esto unido a una mayor apetencia por las comidas ricas en hidratos de carbono y azúcares en general aumenta el riesgo de caries. Por ello es imprescindible seguir cuidados específicos para conservar la salud bucal, que comprenden no solo una cuidadosa higiene bucal sino una adecuada alimentación. LA CORRECTA HIGIENE DENTAL Cepillado de dientes al menos dos veces al día, especialmente por la mañana y antes de acostarte. Dedica un mínimo de dos minutos para cada cepillado, de esta forma conseguirás eliminar la placa que se acumula en los dientes. Utiliza un cepillo de cerdas suaves y pasta de dientes con flúor que es antibacteriano y refuerza el esmalte dental. El uso de cepillos eléctricos puede ser conveniente ya que por lo general eliminan con más facilidad la placa. Realizar limpiezas interdentales a diario con hilo dental u otros productos de limpieza tales como cepillos específicos para limpiar la placa allí donde no llega el cepillo. Recuerda que las zonas interdentales representan un 40% de la superficie dental. Es importante que comuniques tu estado de embarazo al dentista, si estás tomando algún tipo de medicamento o tienes alguna prescripción por parte del médico de cabecera. Recuerda que las radiografías representan un riesgo potencial de posibles problemas. Es aconsejable realizar visitas periódicas al dentista, que podrá efectuar los tratamientos oportunos y detectar y prevenir cualquier alteración para que la salud bucal sea la óptima. EQUILIBRIO EN TU DIETA Una dieta equilibrada y saludable reportará grandes ventajas a la salud del bebé y a la propia. Es importante un aporte adecuado de vitaminas como la vitamina A y la vitamina D y minerales como calcio y fósforo cuyo aporte esencial para la formación de los huesos y los dientes del futuro bebé. Los lípidos, proteínas y los hidratos de carbono no deben faltar en tu dieta, consulta a tu médico de cabecera. LOS DIENTES DE TU BEBE Una buena salud de la madre es sinónimo de una buena salud de los dientes y encías del bebé. Los dientes del bebé empiezan a desarrollarse a los tres meses de embarazo. Cuando nazca has de realizar una limpieza de las encías con un trozo de gasa humedecida. Esto ayudará a limpiar la placa y a evitar su formación. Cuando el bebé ya tenga dientes has de cepillárselos después de comer con un cepillo de cerdas suaves. Evitar que el bebé juegue o duerma con el biberón relleno de restos de líquidos azucarados o de leche ya que las bacterias de estos pueden formar ácidos que provoquen caries en el niño. Lleva a tu bebé al dentista antes de que cumpla un año. El dentista te marcará las primeras pautas para el cuidado bucal de tu bebe. A los dos años y medio o tres el bebé tendrá ya las 20 piezas dentales. En ese momento es conveniente una visita al Odontopediatra. HIGIENE BUCAL Una buena higiene bucal es la base para tener unos dientes y encías sanos y una sonrisa envidiable. Además nos permitirá evitar todo tipo de molestias y enfermedades relacionadas con la boca, algunas de gran relevancia.

Share this post